La bûche de Noel: el Bizcocho de Navidad

La bûche de Noel: el Bizcocho de Navidad

 


Una costumbre del siglo XII

 

 

Antaño, toda la familia se reunía delante de la chimenea para la vigilia de Navidad. Los niños cantaban villancicos y escuchaban las historias contadas por los abuelos, mientras que un enorme leño ardía en la lumbre.

Se elegía uno de una madera muy dura, para que quemara al menos durante toda la noche. Decorado con hojas y cintas, se encendía por el más joven y por el más anciano, tras haber sido bendecido por el cabeza de familia con aceite o aguardiente, en ocasiones con una rama mojada en agua bendita… Las cenizas de este tronco se conservaban, ya que se les atribuía la propiedad de proteger a la casa de los rayos y del Diablo durante el año siguiente.

Esta costumbre, que se remonta al siglo XII, existía en la mayoría de los países europeos, así como en Québec. En Italia, al tronco se le denomina "ceppo". En Inglaterra recibe el nombre de "Yule Log". Al parecer, esta tradición desapareció a finales del siglo XIX con las grandes chimeneas, progresivamente sustituidas por estufas de fundición. Un pequeño tronco sustituyó al grande. En ocasiones decorado con velas y plantas, se situaba en el centro de la mesa de Navidad a modo de decoración.

Hoy, el tronco de Navidad está simbolizado por un pastel, que debe parecerse a aquel que ardía antaño en la chimenea durante la cena. Así pues, tiene el color de la madera, cubierto de chocolate o de crema de café. Es un pastel relleno de crema de mantequilla que al cortarlo recuerda a la madera. Se le añade azúcar glas espolvoreada que recuerda la escarcha y se la decora con pequeñas figuras de leñadores y champiñones de merengue. También se puede comer helado. Este postre típicamente francés nació en París a finales del siglo XIX, en los hornos del historiador y pastelero Pierre Lacam. Para acompañarlo, tome vinos semisecos o suaves. Evite los licorosos y los tintos. También puede probar con un vino dulce natural fuerte en alcohol, un trago de Muscat, por ejemplo, sobre todo si el pastel tiene muchas avellanas y almendras.